Reglas básicas para vestir adecuadamente

  1. Conoce tu tipo de figura y viste conforme a ello. Si estás sobrepeso o fuera de proporción en algún área, siempre corrobora que la ropa te quede bien: ni muy grande ni muy pequeña. Selecciona  telas  que  tengan  alguna  textura  o  cuerpo en lugar del poliéster o el “knits”, que se ciñen al cuerpo mostrando todas sus imperfecciones. Averigua cuál es el largo de ruedo que más te favorece.
  2. Ten un buen surtido de colores neutrales. Estos  son  siempre  clásicos  y  elegantes. Pueden combinarse y hacer juego  con  todo.  Regularmente,  puedes ver a una mujer elegante vestida de colores neutrales.
  3. Los colores sólidos, contrario a los estampados, son normalmente más favorecedores, versátiles y dramáticos. Las flores y otros estampados, líneas, puntos o figuras geométricas vienen y van con la moda de temporada  y  usualmente su utilizan como piezas que resaltan el  guardarropa  y  no  como  piezas básicas.
  4. Coordina tus zapatos y medias con la parte inferior de tu atuendo. Combina los oscuros con los oscuros y los claros con los claros. Ejemplo de un error: camisa blanca, falda negra, correa  y  cartera blanca, medias negras y zapatos blancos;     lo correcto sería: camisa blanca, falda negra, medias negras traslúcidas, zapatos negros, correa y cartera negra. Podría haber excepciones  a  la  regla, pero  hay  que tener mucho cuidado.
  5. Evita los zapatacones o zapatos con taco muy alto, especialmente si eres joven       o pef/ffe; podrías verte desproporcionada. Los tacos altos pueden perjudicar tus pies, lo que a su vez podría convertirse en un daño permanente con el pasar de    los años.
  6. Usa telas naturales o combinaciones de éstas con poliéster: algodón, hilo, lana, seda, aígodón-políéster, lana-poliéster,  etc.  El  rayón  ha  obtenido  gran aceptación dentro del campo de la moda y actualmente se encuentra en muchas prendas de vestir. Trata de evitar aquellas piezas que sean 100% poliéster.
  7. No laves la ropa muy a menudo, porque va desmereciendo su vida, talla, color y cuerpo. El lavado a mano es preferible a la tintorería, pero debes leer cuidadosamente las instrucciones de lavado en la etiqueta.
  8. No es necesario que inviertas mucho dinero comprando ropa costosa para que luzcas bien. Si te educas en lo referente a la moda, reconoces qué es lo que te sienta mejor y sabes dónde conseguirlo, puedes lucir como una  millonaria  sin haber gastado mucho dinero.
Scroll to Top