Maquillaje infantil

Lesson Progress
0% Complete

El maquillaje es la práctica de decorar la piel y otras partes visibles del cuerpo para resaltarlas. También se define como maquillaje todo producto usado para decorar o arreglar rasgos faciales o corporales de una persona; este se compone de diversos elementos con funciones determinadas para cada parte (ojos, labios, cejas, pestañas, Entre Otros). Aquí te mostramos paso por paso, lo que es el maquillaje infantil.

 

Lávate la cara diariamente con un limpiador suave. Una vez que comiences a usar maquillaje, es especialmente importante mantener limpia tu piel. Elige un limpiador suave formulado para tu tipo de piel, como seca, mixta o grasa.

Antes de lavarte la cara, debes quitarte el maquillaje con un desmaquillante o aceite natural.

Aplica una cantidad de limpiador del tamaño de una moneda de diez centavos en tu cara, masajea tu piel y lávala con agua tibia.

Si tus poros se ven grandes y tu cara se pone brillante, entonces es probable que tengas la piel grasa. Si tienes poros grandes y brillan solo en la frente y la nariz, entonces probablemente tengas una piel mixta. Si a veces tu piel se ve un poco brillante en la frente y en la nariz, entonces es probable que tu piel sea normal.

Usa un tónico facial después de limpiarte. Un tónico eliminará cualquier resto de suciedad, aceite y exceso de producto, además de apretar los poros. También puede equilibrar el pH de tu piel. Al igual que con los limpiadores, debes elegir uno formulado para tu tipo de piel.

Busca una fórmula que le brinde los beneficios que deseas, como la hidratación.

Aplica el tónico a una almohadilla de algodón, y luego aplícalo sobre tu piel.

Humecta tu rostro. Antes de aplicar cualquier maquillaje, es importante que te asegures de humectar la piel de la forma correcta. Esto te ayudará a aplicar el maquillaje con más facilidad para que luzca naturalmente perfecto. Cuando eres preadolescente o adolescente, por lo general, tendrás la piel grasosa, así que elige un producto sin aceite y aplícalo aproximadamente 5 minutos antes del maquillaje.

También es importante que protejas la piel de los daños del sol, así que quizás quieras usar una crema humectante que tenga un FPS (factor de protección solar) al menos de 15. También puedes usar un producto de protección solar por separado si prefieres. Aplícalo después de la crema humectante y dale 5 minutos para que penetre en la piel antes de aplicarte el maquillaje.

Si tu piel luce muy brillante después de aplicarte la crema humectante, usa un pañuelo de papel para secarte el rostro antes de seguir con el maquillaje.

Considera usar una prebase de maquillaje. Las prebases de maquillaje brindan una capa ligera y ayudan a que tu maquillaje dure más durante todo el día. ¡Incluso puedes optar por una prebase que incluya una crema hidratante, la cual te permita omitir la aplicación de una crema hidratante por la mañana!

Aplica un punto de prebase en la nariz, y luego comienza a mezclar hacia afuera. Agrega más prebase según sea necesario para cubrir toda tu cara.

No uses una base. Al elegir un tipo de maquillaje natural que puedas usar en la escuela, la base cargada es totalmente negativa. Si sientes que tu piel aún necesita un poco más de cobertura después de usar el corrector, usa un humectante con un poco de color o una BB Cream para uniformar el tono de la piel. Aplícalo con los dedos limpios para que la cobertura sea ligera.

Asegúrate de que el humectante con color o la BB Cream no contenga aceite, para que sea menos probable que obstruya los poros.

Si tienes la piel muy grasosa, quizás debas omitir el humectante general y usar solo una versión con color para humectar y uniformar el rostro en un solo paso.

Aunque las cremas humectantes y las BB Cream suelen ser más transparentes que las bases tradicionales, aun así es importante que elijas un color que coincida con el tono de tu piel. Pruébala al difuminar un poco en tu mejilla y comprobar bajo una luz natural si coincide.

Aunque uses un humectante con color casi transparente o una BB Cream, asegúrate de difuminarlo sobre la mandíbula y hacia el cuello, ya que no querrás que quede una línea en la mandíbula donde termine el maquillaje.

Aplícate un corrector donde sea necesario. Es común que las preadolescentes y adolescentes tengan brotes de acné, así que quizás tengas algunos granitos que quieras ocultar. Aplica el corrector con toquecitos solo en esos granitos y difumínalo con un dedo limpio o una brocha especial para el corrector.

Asegúrate de elegir un corrector que coincida en la mayor medida posible con el tono de tu piel. De lo contrario, solo atraerás la atención a las áreas que tratas de ocultar.

Al igual que con la crema humectante, debes elegir un corrector que no contenga aceite. Si tienes acné, también es posible que quieras buscar uno que contenga ingredientes para combatir el acné, como ácido salicílico, para así ayudar a combatir el brote mientras lo ocultas.

Si usas un corrector en barra o uno que tenga un aplicador en el interior del tubo, no te apliques el corrector directamente en el rostro. Aplica un poco en tu dedo o en una brocha para no propagar las bacterias del acné al corrector en sí. Asimismo, siéntete libre de omitir el corrector si crees que no lo necesitas. Usar maquillaje facial innecesario puede hacer más daño a tu piel que bien. Si tu cara es lo suficientemente clara, haz lo que sea mejor para ella.

Fija tu rostro con polvo. Debido a que es probable que tengas la piel grasosa, debes fijar el corrector y los demás productos faciales con un polvo que absorba el aceite. Aplícalo sobre las áreas donde uses corrector, humectante con color o BB Cream para fijarlos, así como sobre la frente, la nariz y la barbilla, también conocida como la zona T, donde la piel tiende a ser más grasosa.

Elige un polvo traslúcido que no le agregue mucho color y cobertura a tu rostro, para que tu estilo siga siendo natural.

Aplícate el polvo con una brocha esponjosa para difuminar el producto y no dejar el rostro con un aspecto pastoso o polvoriento.

 

 

Scroll to Top