Gestos y hábitos que deben cultivarse

  • Mantener una buena postura  en  todo  momento,  tanto  de  pie,  como sentada.
  • Cultivar    movimientos   suaves    y    femeninos.    Controlar    los    movimientos corporales y gestos de cansancio y/o aburrimiento.
  • Mantener    una    excelente    higiene    en    cabello,    piel,    dientes,    uñas    y depilación.
  • Vestir apropiadamente para cada ocasión.
  • Desechar la ropa manchada, ajada o descosida (aunque  sea  nuestra  favorita).
  • Mantener carteras y zapatos  limpios  y  reemplazar  constantemente  las tapitas de los tacones.
  • Mantener tu ambiente, es decir, casa, vehículos y tu entorno nítidos, organizados y en armonía.
  • Cuida tu  imagen  y  tu  medio  ambiente;  nunca  lances  objetos  ni  basura  por la ventanilla del auto, parques, playas ni aceras; acumula tu basura hasta encontrar un zafacón.
  • Cultiva la puntualidad. Si vas retrasada o no puedes asistir a la cita, llama   para excusarte. Prefiere llegar a tiempo, llegar muy temprano es igual de embarazoso que llegar tarde.
  • Saluda con cortesía y atención a quien se nos presenta. Se cálida en  tu saludo.
  • Se presenta el hombre a la mujer. Es la mujer quien extiende la mano al hombre. Ejemplo: “Raúl, conoce a Patricia, mi mejor amiga”.
  • Repite el nombre de la persona presentada, mírala a los ojos y sonríe.  Ejemplo: “Raúl, ¿cómo estás?”.
  • Si son presentadas personas del mismo sexo, es a la  de  mayor  edad  a  quien corresponde brindar la mano primero.
  • Los jóvenes son presentados a los de mayor edad.
  • Cuando recibas un regalo, abre la tarjeta primero, eso denota  que  te  interesas más en la persona que en el objeto.
  • Agradece siempre un regalo, aunque no te guste. Evita la burla o comentarios  fuera  de  lugar  que  avergüencen  o  intimiden  a  quien  pretende alagarte.
  • Si recibes flores o un regalo a través de un mensajero o  correo,  envía  lo antes posible  una  nota  de  agradecimiento,  preferiblemente,  escrita  a  mano; es más personal. Está aceptado que  llames  por  teléfono  o  agradezcas vía correo electrónico.
  • Se detallista, mantón una lista de fechas especiales, como cumpleaños, aniversarios,  etc.  y  llama  o  envía  tarjetas  de  felicitación;  aunque  no envíes un regalo, el gesto será muy apreciado.
  • Confirma siempre tu asistencia a una fiesta; si no puedes  asistir  también debes notificarlo con tiempo.
  • Si la fiesta es en una residencia, deberás llevar un pequeño presente a la anfitriona, como flores, frutas, velas de olor, galletitas “gourmet”, etc.
  • Siempre     deberás     despedirte     antes     de     abandonar     una     actividad; agradece el haber sido invitada y el rato maravilloso que  has  pasado.  También se estila llamar o enviar una tarjeta de agradecimiento al día  siguiente.
  • Nunca llames a una residencia después de las 9:30 PM ni antes de las 9:00 AM, a no ser que la familia lo autorice.
  • Cuando llames a una residencia, saluda, identifícate por tu nombre y, sólo después, pide a la persona con quien deseas hablar.
  • Es de mal gusto  dejar  a  una  persona  en  línea  para  contestar  otra  llamada; es preferible finalizar la  conversación  y  después  atender  la  próxima o pedir permiso  para  contestar.  Ejemplo:  Ana,  estoy  recibiendo  una llamada,  ¿me  permites  decirle  a  la  persona  que  estoy  ocupada  y  que me llame luego?
  • Cuando tomes un mensaje asegúrate de escribir bien el nombre y  los  teléfonos de quien llama. Para evitar errores es recomendable repetir  los  datos antes de colgar.
  • Cultiva tu expresión oral. Evita las palabras feas o soeces; recuerda: donde cabe una palabra fea, cabe una bonita”.
  • Cultiva tu intelecto, el buen humor, y la sana camaradería.
  • Recuerda siempre pedir las cosas por favor y dar las gracias.
Scroll to Top