Conoce que tipo de gafas debes usar según tu rostro

Para encontrar el modelo de gafa que mejor va con nuestro estilo y, sobre todo, con nuestras facciones es necesario dejar a un lado la moda, para tener en cuenta dos aspectos del rostro:

– La forma de la cara: por un lado, saber determinar si estamos ante un rostro alargado, o más bien redondeado o perfectamente ovalado. Y, por otro, estudiar las facciones y su proporción.

¿Tiene la frente amplia? ¿Tiene el mentón prominente? ¿Cuáles son las mejores gafas para una nariz aguileña? De esta manera podremos aprovechar las gafas para compensar los rasgos del rostro y conseguir una imagen más favorecedora. ¡Quién dijo que las gafas no podían mejorar nuestra imagen!

– El tono de piel: ante la gran variedad de modelos de gafas, podemos encontrar, no solo distintos materiales (metal, pasta, efecto madera, etc.), sino, además, distintos colores de monturas. En función del color de piel, quedan mejor unos tipos de materiales y colores u otros.

Lo principal para que el modelo resulte favorecedor es conseguir un contraste sutil entre las gafas y el rostro. A continuación, te damos las claves para saber cómo elegir las gafas perfectas:

Gafas para rostro alargado

Las personas con caras alargadas o afiladas deben compensar sus facciones con modelos de gafa más redondeados que contrarresten el peso longitudinal del rostro. Así, deberán evitar las gafas demasiado alargadas horizontalmente y buscar modelos que cubran parte de sus mejillas.

Gafas para rostro ovalado

Aunque es la forma de cara más versátil, hay que seleccionar modelos de gafa que no perturben ese equilibrio en las facciones. Por eso es mejor optar por diseños no muy drásticos en cuanto al diseño. Tamaños medianos (nunca demasiado grandes) con formas híbridas, ni marcadamente cuadradas ni redondeadas del todo.

Gafas para rostro triangular

En este caso, podemos estar hablando de dos configuraciones posibles de las facciones:

En forma de triángulo: es decir, con la mandíbula más ancha que la frente. En estos casos conviene que la gafa sobresalga un poco del rostro para ganar amplitud en la parte superior o incluso elegir modelos con motivos decorativos que le den más peso a esta zona.

Gafas para rostro en forma de triángulo invertido:

En forma de triángulo invertido: son formas de rostro con mucho peso en la frente y barbilla más bien afilada. Entonces conviene elegir modelos que no contribuyan a ensanchar la mitad superior de la cara, Mejor decantarnos por monturas con motivos decorativos o colores más intensos en la parte inferior (o en toda la montura) para ganar peso en la parte inferior.

Gafas para rostro redondeado

Son ideales en estos casos las gafas con ángulos (cuadradas o rectangulares), que contrasten con las facciones redondeadas. La idea es alargar visualmente la forma del rostro con un modelo de montura estrecha y alta que elongue la cara. No convienen en este caso las monturas redondas, ni las gafas demasiado cortas, que no cubran la mejilla. Un modelo ideal para este tipo de caras es el llamado «cat eye».

Gafas para rostro corazón

En el caso de las personas con cara con forma de corazón (es decir, más ancha que alargada) deben buscar unas gafas de tamaño no muy grande para que no lleguen a tapar sus mejillas. De lo contrario, podrían acortar aún más el aspecto de su cara.

Gafas para rostro cuadrado

Son caras con ángulos marcados, especialmente a nivel de la mandíbula. Por ello les favorecen gafas con líneas ovaladas y suaves o también, que resalten la parte superior de la cara (como los modelos «vintage» estilo ojo de gato). Deberán huir de modelos cuadrados o figuras geométricas, así como de gafas con colores y decoración en la parte inferior.

 

Scroll to Top